catalina figueroa iglesias

Posted by on September 28, 2017

¿Es más barato comer comida rápida en tiempos de crisis económica? Estudios demuestran que, durante este período de crisis económica, las tiendas de comida rápida han visto aumentar sus ganancias de manera considerable. ¿Qué factores inciden en el aumento del consumo? El servicio es más rápido que el de un restaurant tradicional, y los precios

¿Es más barato comer comida rápida en tiempos de crisis económica?

Estudios demuestran que, durante este período de crisis económica, las tiendas de comida rápida han visto aumentar sus ganancias de manera considerable. ¿Qué factores inciden en el aumento del consumo? El servicio es más rápido que el de un restaurant tradicional, y los precios son mucho más baratos. También es más barato que comer en la casa, ya que el gasto que se produce, en conjunto, abarca los productos comprados, el tiempo invertido en comprarlos y cocinarlos y hasta el gas utilizado en la cocina o la electricidad del microondas.

Parece la solución más adecuada para quienes buscan gastar menos y quedar más satisfechos, ya que debido al alto contenido calórico de la comida es mayor la sensación de saciedad. En tiempos de crisis hay mayor conciencia del gasto, en cada aspecto de la vida, tanto en lo monetario como en lo no monetario, como el tiempo.

Además, en tiempos de crisis el gobierno no cuenta con fondos suficientes para gastar en fines “menos importantes” como campañas para promover una vida saludable y evitar el sobrepeso, lo que también condiciona la conducta de los consumidores. La posibilidad de que aumente la tasa de obesidad es bastante alta.

Sin embargo, a nivel individual como estatal, este eventual sobrepeso se traduce en mayores gastos estatales en salud y campañas que apunten a evitar la obesidad, y en un costo muy elevado para los consumidores, ya que arriesgan su bienestar físico, psicológico y otros como su apariencia física.

Comparativamente hablando, es mucho más valioso para la mayoría de los seres humanos racionales llevar una vida saludable y conservarse bien física y mentalmente que ahorrarse unos cuantos pesos en el almuerzo. En el corto plazo parece muy conveniente la alternativa de la comida rápida, sin embargo, al largo plazo perjudica tanto al individuo como al Estado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *